Deportes

Otras actividades

La cafeína para perder peso

La cafeína para adelgazar

 

La cafeína puede ayudar ligeramente en la pérdida de peso o a prevenir el aumento de peso, pero no hay pruebas sólidas de que el consumo de cafeína aumente los resultados en la pérdida de peso de una manera significativa o permanentemente.

 

La cafeína se encuentra en muchas bebidas como el café, el té, las bebidas energéticas y las bebidas de cola, en los productos que contienen cacao o chocolate y en una variedad de medicamentos y suplementos alimenticios, incluidos los suplementos destinados a la pérdida de peso.

 

Aunque la investigaciones sobre la relación entre la cafeína y el peso no son definitivas, hay algunas teorías sobre cómo la cafeína puede afectar el peso, entre ellas:

    • La supresión del apetito. La cafeína puede reducir el deseo de comer por un corto espacio de tiempo, pero no hay pruebas suficientes para demostrar que el consumo a largo plazo ayuda a bajar de peso.
    • Quema de calorías. La cafeína puede estimular la termogénesis - de tal modo que el cuerpo genera calor y energía a partir de la digestión de los alimentos. Pero esto probablemente no es suficiente para producir una pérdida de peso significativa.

 

Algunos estudios en relación con la cafeína y el peso, no se consideran muy fiables o han sido realizados en animales, por lo que los resultados son cuestionables y difíciles de generalizar con los seres humanos

 

Además, algunos estudios afirmaron que incluso el café descafeinado puede contribuir a la pérdida de peso moderada, lo que sugiere que existen otras sustancias o factores, además de la cafeína que pueden desempeñar un papel en la pérdida de peso.

 

 

Además, algunas bebidas con cafeína, como cafés especiales, son altos en calorías y grasa. Así que en lugar de ayudar a perder peso, en realidad podrían favorecer el aumento de peso si se consumen demasiados.

 
Nuestro consejo: Utiliza la cafeína para acelerar tu metabolismo y así quemar más calorías, pero no abuses. No es conveniente más de tres cafés diarios, así que elige tres momentos del día: al levantarte, a media mañana y después de la comida. O si te levantas tarde, puedes cambiar el de media mañana por uno durante la merienda.